La única jugadora del club celeste formará parte del Pablo Picasso marbellí la próxima temporada, tras una larga trayectoria en el Manilva, donde ha crecido como futbolista y persona.

En este bonito gesto estuvieron también el alcalde, Mario Jiménez, el edil de Deportes, Manuel Gil, así como la directiva, los entrenadores que desde sus inicios la han formado, sus familiares y sus compañeros, que le han hecho el pasillo, antes de recibir de manos del presidente una placa de agradecimiento.

Desde las categorías base de la Unión Manilva y hasta esta temporada en infantiles, en la que han acabado en la segunda plaza, Maya ha demostrado su valía en diferentes demarcaciones, y emocionada, se despedía del club que siempre llevará en su corazón.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here